Información dirigida al profesional de la salud

Ejercicio físico en menopausia

Tras la menopausia se produce una rápida pérdida de masa ósea y hay una tendencia al aumento de peso.

  • Practicar regularmente actividad física:
    • Favorece el bienestar del sistema circulatorio y esquelético
    • Aumenta el consumo calórico y previene el aumento de peso
    • Incrementa la síntesis de endorfinas, que contribuyen a la sensación de bienestar
  • Es preferible la duración a la intensidad: es mejor un ejercicio suave y mantenido durante una hora que uno intenso durante 10 minutos.
  • Cualquier ejercicio es válido: ir al gimnasio, bailar, pasear, andar en bicicleta, etcétera.
  • Los ejercicios no gravitatorios como la natación, no tienen efecto sobre el hueso.
  • No se deberían practicar deportes con riesgo de caída (mejor bicicleta estática que la convencional).
  • El mejor ejercicio es aquel que más guste, aunque pasear en compañía constituye un excelente hábito, que no sólo beneficia en el aspecto físico, sino también el emocional.
  • Las ventajas que tiene el caminar con respecto a otros ejercicios son numerosas: se realiza un ejercicio aeróbico, sin sobreesfuerzo cardiaco, se puede mantener el esfuerzo durante periodos prolongados de tiempo y permite hablar y relacionarse con otra persona mientras se realiza.