Las proteinas de la soja

Las proteínas

Las proteínas son el componente más abundante de la soja. Su contenido del 35% supera al de otras legumbres, como las lentejas (24%), los guisantes secos (22%), las judías (19%) o los garbanzos (18%).

El organismo está formado básicamente por proteínas, que representan cerca del 50% del peso seco de los tejidos.

¿Qué función tienen?

Las proteínas se construyen a partir de los aminoácidos; existen 20 distintos y según se combinen, se forma un tipo de proteína u otra. Pero de estos 20 aminoácidos, hay 9 en la infancia y 8 en la edad adulta que el organismo es incapaz de fabricar, se consideran aminoácidos esenciales para la vida y es necesario ingerirlos con la alimentación. Para aprovechar los aminoácidos de las proteínas, se rompen los enlaces que los unen y después se reutilizan para construir otras proteínas que forman las hormonas, los anticuerpos, las enzimas, los receptores celulares, etc. Si escaseara algún aminoácido, podría suponer una disfunción en el organismo.

Las proteínas más completas, es decir, con todos lo aminoácidos, se suelen encontrar en los alimentos de origen animal. Sin embargo, la soja aporta los 8 aminoácidos esenciales en la edad adulta, aunque es deficitaria en uno de ellos, la metionina. Con añadir a la alimentación cereales, huevos o lácteos, se subsana el bajo aporte de metionina.

La proteína de la soja y la salud

La ingesta de proteína de soja puede reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares siempre y cuando forme parte de una dieta equilibrada, variada y moderada.

Por una parte, ayuda a reducir los niveles de:

  • Colesterol total.

  • Colesterol-LDL o colesterol malo.

  • Triglicéridos.

Por otra parte, tiende a aumentar los niveles de colesterol-HDL o colesterol bueno.